Archivos

Un Balón de Oro para los europeos (1995-2020). Una historia contrafactual

Clasificar. Desde pequeños tendemos a agrupar, ya sea por colores, por tamaños o por formas. Es algo innato a la especie humana y todo se lo debemos al desarrollo de nuestro cerebro. Desde hace miles de años hacemos listas y clasificaciones que nos permiten recordar y memorizar y, de hecho, el orden es de las cosas más humanas que existen. Clasificamos porque nuestra mente nos dice que dentro de nuestro ser hay un orden y nuestro cerebro lo necesita para ayudarle a facilitarnos la vida.

Por eso nos gusta tanto clasificar. Por eso hacemos y rehacemos historias. ¿Qué pasaría sí? ¿Y si hubiésemos hecho esto asá? ¿Y si ponemos esto otro aquí? Hacemos continuas clasificaciones y exploramos que hubiese sucedido si las decisiones fuesen otras. Hacemos historias contrafactuales.

Despedimos 2020 con buena parte del mundo en precario y empapados de una psicosis colectiva. En estos meses hemos cerrado fronteras, exteriores e interiores, y nos hemos puesto a mirar con aire de desprecio (con más si cabe) a aquellos que vienen de fuera. En Europa los duros muros de cemento de la construcción europea hace tiempo que dejaron paso al adobe y la pandemia no ayuda a revertir esta decrépita situación. Estamos a escasas fechas de que el brexit sea una realidad y los europeos vuelvan a ser extranjeros en el Reino Unido. A escasos días de que la Premier League vuelva a 1995.

Pero, ¿qué hubiese pasado si no hubiese existido la Ley Bosman? Ya en otro artículo trate de responder a esta pregunta y busqué unos vencedores de la Copa de Europa contrafactuales. Pero el motivo del artículo de este viernes no es grupal, sino individual.

Robert Lewandowski ha sido galardonado con el premio ‘The Best’ que la FIFA otorga al mejor futbolista en un año natural. Es el único premio que el delantero polaco ha ganado este año. Le han robado el otro. ‘France Football’ decidió hace unos meses no dar este año el Balón de Oro según explicaron “por las circunstancias excepcionales por la pandemia del coronavirus”. A cambio se han inventado una chapuza en la que buscan el mejor once de la historia obviando el propio historial del premio y recolocando a futbolistas en posiciones que no son las suyas para no solaparse con otros favoritos.

Y todo ello como si no hubiese habido fútbol profesional este año. Como si Lewandowski y compañía llevasen desde marzo encerrados en casa sin calzarse las botas de tacos.

Lewandowski, ganador del The Best 2020
The Best 2020

2020 es el año que en el que a Robert Lewandowski le han hurtado un más que merecido Balón de Oro. Sucedería en el trono a Leo Messi que, con seis trofeos, es el hombre récord. No obstante, si los jugadores no europeos hubiesen tenido libre acceso al trofeo desde 1956, año de su creación, el recordman sería Pelé con 7 entorchados tal y como expliqué tiempo atrás.

Pero en este caso la pregunta es otra. ¿Qué hubiese pasado si en 1995 las fronteras siguiesen cerradas y el Balón de Oro continuase siendo coto cerrado para los europeos? ¿Qué hubiese sucedido si Weah, Ronaldo, Rivaldo, Ronaldinho, Kaká o Messi no pudiesen haber ganado el Balón de Oro?

Vamos a ello entonces. Un Balón de Oro (1995-2020) en el que sólo puedan participar los europeos. En mayúsculas estarían aquellos que lo ganaron en la realidad. En minúsculas aquellos usurpadores del trono:

1995 Jürgen Klinsmann (Alemania) Bayern Munich

1996 MATTHIAS SAMMER (Alemania) Borussia Dortmund

1997 Predrag Mijatovic (Montenegro) Real Madrid

1998 ZINEDINE ZIDANE (Francia) Juventus

1999 David Beckham (Inglaterra) Manchester United

2000 LUIS FIGO (Portugal) FC Barcelona / Real Madrid

2001 MICHAEL OWEN (Inglaterra) Liverpool FC

2002 Oliver Kahn (Alemania) Bayern Munich

2003 PAVEL NEDVED (Chequia) Juventus

2004 ANDREI SHEVCHENKO (Ucrania) AC Milan

2005 Frank Lampard (Inglaterra) Chelsea

2006 FABIO CANNAVARO (Italia) Juventus / Real Madrid

2007 Cristiano Ronaldo (Portugal) Manchester United

2008 CRISTIANO RONALDO (Portugal) Manchester United

2009 Cristiano Ronaldo (Portugal) Real Madrid

2010 Andrés Iniesta (España) FC Barcelona

2011 Cristiano Ronaldo (Portugal) Real Madrid

2012 Cristiano Ronaldo (Portugal) Real Madrid

2013 CRISTIANO RONALDO (Portugal) Real Madrid

2014 CRISTIANO RONALDO (Portugal) Real Madrid

2015 Cristiano Ronaldo (Portugal) Real Madrid

2016 CRISTIANO RONALDO (Portugal) Real Madrid

2017 CRISTIANO RONALDO (Portugal) Real Madrid

2018 LUKA MODRIC (Croacia) Real Madrid

2019 Virgil Van Dijk (Países Bajos) Liverpool FC

Es interesante recordar que hay dos jugadores no europeos que antes de 1995 ganaron el Balón de Oro. Son los casos de Alfredo Di Stéfano (argentino nacionalizado español) y Omar Sívori (argentino nacionalizado italiano). El tercero en discordia sería Eusebio, que es el primer nativo africano que ganó el Balón de Oro. Sin embargo, el caso de Eusebio es sumamente controvertido. Nació en Maputo, que hoy es capital de Mozambique, pero en enero de 1942, cuando Eusebio vino a este mundo, era Lourenço Marques y pertenecía a Portugal. Eusebio nunca renegó de sus orígenes pero siempre se consideró así mismo portugués.

Sin Di Stéfano en la ecuación, el defensa inglés Billy Wright (1957) y el delantero francés Raymond Kopa (1959) hubiesen ganado el Balón de Oro. Sin Sívori (1961) el español Luis Suárez sumaría un nuevo trofeo al que había ganado el año anterior. Y una cosa más. Sin los dos delanteros argentinos en liza, Ferenc Puskás hubiese subido al pódium de un Balón de Oro que le llegó tarde y viejo, cuando años atrás el nombre de Puskás tronaba por el Viejo Continente.

Ampliemos ahora el foco. Primero, segundo y tercero. Nuevamente en mayúsculas los que ocupan un puesto real y en minúsculas los que representan un puesto contrafactual:

1995 Klinsmann / Litmanen / Del Piero

1996 SAMMER / Shearer / Del Piero

1997 Mijatovic / Zidane / Bergkamp

1998 ZIDANE / SUKER / Owen

1999 BECKHAM / Shevchenko / Figo

2000 FIGO / ZIDANE / SHEVCHENKO

2001 OWEN / RAÚL / KAHN

2002 Kahn / Zidane / Ballack

2003 NEDVED / HENRY / MALDINI

2004 SHEVCHENKO / DECO / Henry

2005 Lampard / Gerrard / Henry

2006 CANNAVARO / BUFFON / HENRY

2007 Cristiano Ronaldo / Pirlo / Van Nistelrooy

2008 CRISTIANO RONALDO / Fernando Torres / Casillas

2009 Cristiano Ronaldo / Xavi / Iniesta

2010 Iniesta / Xavi / Sneijder

2011 Cristiano Ronaldo / Xavi / Iniesta

2012 Cristiano Ronaldo / Iniesta / Xavi

2013 CRISTIANO RONALDO / Ribery / Ibrahimovic

2014 CRISTIANO RONALDO / Neuer / Robben

2015 Cristiano Ronaldo / Lewandowski / Thomas Müller

2016 CRISTIANO RONALDO / Griezmann / Bale

2017 CRISTIANO RONALDO / Buffon / Modric

2018 LUKA MODRIC / CRISTIANO RONALDO / GRIEZMANN

2019 Virgil Van Dijk / Cristiano Ronaldo / Mbappé

A lo que habría que añadir el trofeo que este año ‘France Football’ ha decidido no otorgar:

2020

Robert Lewandowski (Polonia) Bayern Munich Oro

Kylian Mbappé (Francia) PSG Plata

Manuel Neuer (Alemania) Bayern Munich Bronce

Así pues saldrían beneficiados de soslayo depuradas técnicas como las de Ibrahimovic, afamados fantasistas como Del Piero, tremendos goleadores como Suker o Van Nistelrooy, todocampistas como Ballack o Gerrard, cerebros privilegiados como Pirlo o un corazón soberbio como el de Thomas Müller.

Triunfadores saldrían defensas aseados como Virgil Van Dijk y delanteros de colmillo afilado como Klinsmann y Mijatovic. David Beckham sería el primer Balón de Oro inglés en dos décadas y Andrés Iniesta el primero español en media centuria. Oliver Kahn hubiese sido el segundo Balón de Oro bajo palos sucediendo al mítico Lev Yashin.

20/03/1999: Oliver Kahn establece un récord en la Bundesliga
Kahn, ¿Balón de Oro?

Pero el gran beneficiado sería Cristiano Ronaldo que sin Messi de por medio doblaría sus registros actuales y alcanzaría los 10 trofeos del Balón de Oro. Bien es cierto que durante un lustro el Balón de Oro tuvo una tumultuosa convivencia con el FIFA World Player en la que la entrada en las votaciones de capitanes y entrenadores de selecciones de todo el mundo desvirtuó la idiosincrasia del trofeo.

Así, para los puristas, 2012 (Iniesta), y, especialmente, 2013 con Frank Ribery y, quizás, aunque solo quizás, 2014 (Neuer), el trofeo no debería haber sido para Cristiano (ni tampoco para Messi). Pero sea como fuere, es indudable que Cristiano es uno de los mejores jugadores de todos los tiempos, y, sin duda alguna, el futbolista europeo más dominante de la historia cuya longevidad es aún más extraordinaria que su capacidad futbolística.

Esta afirmación coge más vuelo si tenemos en cuenta que de los cuatro grandes (Di Stéfano, Cruyff, Pelé y Maradona) tan sólo hay uno que sea europeo y el que será quinto cuando se retire (Messi) también nació allende los mares. Que Cruyff sea más grande que Cristiano sólo se sostiene porque el mediapunta holandés es el fundador de un estilo, porque los números, el colmillo y la persistencia de Cristiano no tienen parangón en la vieja Europa.


¿Quieres recibir un email cada vez que se publique una entrada nueva?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.